Lean la solución a la gestión del cambio

Lean la solución a la gestión del cambio

En los departamentos de TI se sigue tropezando con la misma piedra desde hace casi 2 décadas. Desde 1996 (cuando el profesor Kotter presenta su libro Leading Change”) el porcentaje de proyectos acabados con éxito no ha mejorado con el paso del tiempo (Tan sólo un 30% acaban en tiempo y forma). Se pueden ver los informes de Mckinsey de 2008 “The Inconvenient Truth About Change Management” y de Standish Group en 2013  “Chaos manifiesto 2013: Think Big, Act Small” donde se observan ratios similares. De hecho el porcentaje de proyectos fallidos (fuera de tiempo, presupuesto, etc) se incrementan cuando los proyectos son más grandes y aumentan el número de personas implicadas.
¿Porque resulta tan díficil de acabar en tiempo y forma los proyectos? 
Se subestiman los aspectos humanos. Cualquier proyecto cambia el modo en el que las personas hacen las cosas y cambia los hábitos de las mismas. Es sólo la actitud, comportamiento y cultura empresarial la que genera valor. No lo es la tecnología, ni los marcos de referencia, lo que genera impacto en la cuenta de resultados, son las personas. 
Por ello Lean resulta disruptivo. Lean busca la eficiencia en todos los planos dentro de la compañía a través de un cambio de mentalidad de todas las personas que trabajan para una organización con el foco en añadir valor al cliente. Lean permite empoderar a los trabajadores para generar valor. Lean genera un estado mental de continuo cambio a mejor de forma rápida, a pequeños pasos, con respecto a las personas, haciendo bien las cosas a la primera, siendo flexibles, ágiles, entregando las cosas a tiempo, aprendiendo, innovando, añadiendo siempre valor.
¿Y cóm ayuda en la gestión del cambio?
Proporciona distintas vías de motivación (autonomía, maestría y propósito) que facultan el compromiso de los individuos con la organización.  Posibilita la estimulación de los empleados gracias al respecto y el diálogo. Lean es una forma de pensar y comportarse que se encuentra calada en muchas organizaciones que saben que hay un cambio de paradigma que hay que ser flexibles, ágiles, innovadores, etc. El problema es que no es viable en todas las organizaciones. Es primordial la aceptación de la cúpula de la empresa y la implicación de toda la organización. Tener a todos los líderes de la empresa involucrados y conscientes de que es beneficios ser ágil. Es necesario estar dispuesto a mejorar.
 
Konosuke Matsushita: “Nosotros somos post-taylorianos: sabemos que los negocios han llegado a ser tan complicados, tan difíciles y la supervivencia de una firma tan problemática, en un entorno cada vez más peligroso, inesperado y competitivo, que una empresa debe cada día movilizar toda la inteligencia de todos para
tener la oportunidad de seguir funcionando bien.”
@erobertoruiz